Existe una gran variedad de hilos para bordar, en diferentes materiales, tamaños, colores y características específicas. Estos permiten crear y modificar diseños, con su propia textura y colorido. Lo más adecuado antes de empezar un bordado es conocer el tipo de hilo que se va a ocupar, así como los efectos y colores que ocupa el diseño.

En realidad, en el bordado se puede utilizar casi cualquier tipo de hilo, inclusive elementos como tiras de cuero, cordeles, listones, etc. Sin embargo, los materiales más comunes para cualquier estilo de bordado clásico son el algodón, la seda y la lana (fibras naturales) y el poliéster, rayón y el nylon (fibras sintéticas).  

Los hilos para bordar se caracterizan por que están hechos de lasos. Estos tienen cabos que pueden ser separados para volver a combinarse con diferentes hilos de colores y combinaciones, para obtener un grosor de hilo adecuado para un proyecto.  Un cabo es un hilo de material que conforma lo grueso del material final para bordar.

Algo que se debe tomar en cuenta en los hilos para bordar es la importancia de su calidad, ya que eso depende si puede perder el color cuando se lava, o en los peores casos, se rompe.

Si quieres conocer más acerca de este tema, envíanos un correo electrónico: finanzaskaroluniformes@gmail.com